lunes, 22 de marzo de 2010

SOLUCIÓN DE CONFLICTOS

Deyanira Palacios Hernández

Se le denomina conflicto al desacuerdo que hay entre dos personas o grupos por sus acciones o su forma de pensar y ninguno de los dos cede ante las propuestas del otro. Cuando llegan a ponerse de acuerdo desde un inicio no puede decirse que exista conflicto alguno.
Los conflictos pueden clasificarse en algunos grupos:
· Unilaterales y bilaterales
· Personales y estructurales

Los conflictos unilaterales suceden cuando solo una de las partes se siente en desacuerdo. Por ejemplo, cuando se tropieza con alguien y este se ofende pensando que pudo ser intencional. En ese momento uno de ellos no se siente afectado pero el otro sí.
Los conflictos bilaterales son aquellos en que ambos se hayan en desacuerdo. Por ejemplo, cuando un par de amigas no se deciden a donde ir, una tiene ganas de visitar el parque pero la otra prefiere ir al cine y no pueden ponerse de acuerdo.
Podría decirse que los conflictos unilaterales no existen, ya que los problemas deben de venir de ambos. Tal vez en ese momento no ocurrió nada, pero las sensaciones de desacuerdo se van aplazando para otro momento y cuando es hora no parece haber una causa.
Ahora bien, los conflictos personales se relacionan con los sentimientos y costumbres propias, sin que algún otro aspecto influya. La diferencia con los estructurales es que éstos pueden considerarse usuales dependiendo el género de la persona, la edad, el grupo social como religión, amistades, cultura, etcétera. Si en lugar de las personas que actualmente discuten se les cambiara por otras pertenecientes a los mismos grupos el conflicto sería el mismo.
Después de describir qué es un conflicto es necesario decir cómo resolverlo. Para esto principalmente se necesita asertividad, aprender a tomar buenas decisiones y saber decir no. La decisión debe ser justa para ambos lados y se deben analizar las peticiones y argumentos de ambos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada